Referencias

  • Número: 0015
  • Transcriptor: Julio David Menchú Cruz
  • Productor/autor/institución generadora: Ministerio de Gobernación
  • Ubicación geográfica: Hemeroteca Nacional de Guatemala "Clemente Marroquín Rojas"
  • Fechas extremas: 06 de noviembre de 1950
  • Referencia: Diario de Centro América
Viernes, 01 Marzo 2019 04:17

Boletín extraordinario del Gobierno, 29 intento de Golpe de Estado a Juan José Arevalo

Escrito por

Boletín del gobierno de la Revolución publicado en el Diario de Centro América en que se anuncia el 29 intento de Golpe de Estado al gobierno de Juan José Arévalo Bermejo. Se sugiere que sea utilizado para las clases en que se estudia el periodo del gobierno revolucionario.

70 civiles al mando del teniente coronel Carlos Castillo Armas lograron penetrar sorpresivamente a la Base Militar y atacaron a la guarnición, habiendo encontrado fuerte resistencia que produjo varios muertos y heridos.

El Gobierno de la República tiene perfectamente controlada la situación general del país y hay tranquilidad en todos los sectores patrio. — También «es ánimo decidido del Gobierno mantener las garantías constitucionales en toda su plenitud pa­ra que los comicios del 10, 11 y 12 del corriente se verifiquen».

 

BOLETÍN EXTRAORDINARIO DEL GOBIERNO

El Gobierno de la República informa al pueblo que ayer domingo, a las tres y quince después de mediodía, unos setenta civiles dirigidos por el teniente coronel Carlos Castillo Armas, lograron penetrar sorpresiva y fuertemente armados en el mimo de la base Militar (segundo Regimiento de infantería) de la Aurora. 

Los asaltantes iniciaron el ataque contra la guarnición. jefes, oficiales y tropa lo rechazaron y dominaron el ataque respondiendo con nutrido fuego. Esta resistencia de las Fuerzas armadas, que produjo inmediatamente bajas y heridos entre los asaltantes, obligó al resto de ellos a refugiarse en los barrancos circundantes desde donde continuaron disparando produciéndose algunas bajas mas. A las diez y ocho horas el comando militar ordeno se sus­pendiera el fuego, dándose por terminado el peligro. 

El Jefe de las Fuerzas Armadas: Mayor Carlos Tas Tejada, que en los momentos de empezar el ataque se hallaba en la Antigua Guatemala, se presentó Inmediatamente al lugar de las operaciones y desde allí, sumándose a jefes, oficiales y tropa, terminó de sofocar el motín. Igualmente se hicieron presentes en el recinto de la Base Militar los Ministros coroneles Elfego H. Monzón y Carlos Aldana Sandoval. Desde los primeros instantes la situación fué controlada y las operaciones coordinadas desde el Palacio de Gobierno por d Ministro de la Defensa coronel Rafael O’Meany. El Presidente de la República permaneció en su despacho. Los restantes funcionarios del gobierno se hicieron presentes en el Palacio a medida que tuvieron conocimiento de los disturbios. 

El saldo trágico de ésta nueva intentona subversiva es ahora mayor que en oportunidades anteriores. La circunstancia de haber entrado a pelear al propio recinto de un cuerpo del ejército obligó a una defensa más enérgica. Hasta la fecha se han recogido diez y siete cadáveres de los civiles atacantes y uno de un soldado de tropa de la Base Militar. Los heridos llegan a siete, todos hospitalizados: cuatro de elementos del ejército y tres de los civiles atacantes. Entre los muertos han sido identificados hasta la fecha coronel Miguel Aguilar Peláez, el mayor Leopoldo Pimentel, los señores Francisco Melgar, Max E. Donis; Rubén Ramírez y Mario Cordera, de grupo de atacantes. El muerto de parte de la tropa fué el cabo Rómulo Jacal Pérez. Heridos se encuentran el teniente coronel Carlos Castillo Armas, y los civiles Mario Arrivillaga y José Armas Leiva. De parte de la tropa defensora quedarme heridos los capitanes J. Antonio Díaz de León y Pedro Figueroa Retana, y los soldados Pablo Portela, Lorenzo Díaz Pérez y Andrés Cipriano Chacha, este último de suma gravedad.  

Es de toda justicia aplaudir la unidad de acción, la rapidez y la eficacia con que los jefes, oficiales y tropa del Regimiento actuaron en esta penosa emergencia. Las restantes zonas militares han estado en constante comunicación con la Jefatura de las Fuerzas Armadas y en ninguno de esos cuarteles se ha registrado alteración del orden. Los otros cuerpos militares de la capital estuvieron atentos para entrar en acción en un momento dado.  

El Gobierno Constitucional al informar de este deplorable episodio al pueble de la nación lo hace con la pena consiguiente, al comprobarse una vez más el espíritu conspirativo permanente en que se mueven círculos reaccionarios desde 1945. Por alguno de los nombres citados y por las informaciones complementarias de que disponen los órganos de investigación del Gobierno, se puede afirmar que es el mismo equipo de conspiradores que viene actuando después de la Revolución de Octubre.  

El pueblo ha sido convocado por los organismos legales correspondientes a importantes elecciones que se desarrollarán al final de esta semana para elegir el nuevo Presidente de la nación. Es animo decidido del gobierno mantener las garantías constitucionales en toda su plenitud para que los comicios del 10, 11 y 12 del corriente se verifiquen dentro de las libertades a que la ciudadanía tiene derecho. Pero por sus medios adecuados está Igualmente en el deber de reprimir no sólo los intentos de carácter subversivo como el que motiva este boletín, sino cualquier alarde de violencia o de coacción que las minorías desesperadas quieran exhibir como contribución de desorden antes y durante los comicios. El Gobierno de la República está seguro de que las mayorías populares no se hallan inspiradas por ningún propósito de turbulencia. El Ejército de la Revolución testigo principal en la contienda cívica que nos avecina, tiene igualmente el propósito de no permitir que se burle la posibilidad de Una expresión popular genuina en los próximos comicios. En la ciudad capital y en el resto del país, reina absoluta tranquilidad. 

 

Ministerio de Gobernación: Guatemala, 6 de noviembre 1950

Julio David Menchú

Es profesor de Historia por la Universidad de San Carlos de Guatemala. Le gusta enseñar Historia para cambiar paradigmas, y ya son 12 años dedicados a este oficio. Investigador por afición, y para no oxidarse en el tema.
 
Sus intereses radican en la enseñanza y aprendizaje de la Historia, la Espiritualidad Maya, Historia de las Mentalidades y micro-historia.