Miércoles, 03 Enero 2018 15:56

El Plan de Tegucigalpa

Escrito por

EL PLAN DE TEGUCIGALPA

 

El Plan de Tegucigalpa es el documento que contiene el ideario del Movimiento de Liberación Nacional, o la autodenominada “Oposición organizada” contra el gobierno de Jacobo Árbenz. Se redactó en esta ciudad, porque allí tenía su base de operaciones el grupo opositor liderado por Carlos Castillo Armas. Este Plan fue publicado por el Movimiento de Liberación Nacional el 23 de diciembre de 1953.

 

EL PLAN DE TEGUCIGALPA

UN GRAN PROGRAMA PARA UN GRAN PUEBLO

 

 

ESTADO

Misión especial del estado es formar un espíritu nacional fuerte y unificado en el campo espiritual y un pueblo sano y capaz orgánicamente.

Vivimos una época de transformaciones sociales y somos sensibles a las aspiraciones del momento, con miras al futuro, pero con un pleno concepto de la realidad de nuestro país. No podemos volver al pasado, pero sí debemos construir sobre cimientos sólidos y esa solidez sólo puede darla la comprensión de la realidad de una nación y de su destino.

Por todos los medios y con todos los recursos combatiremos el comunismo internacional. Leyes orientadas a erradicarlo de nuestro país y a evitar que vuelvas a entronizarse, deben emitirse de forma inmediata.

Debe crearse conciencia del pueblo sobre lo que el marxismo significa, y resolverse el problema de la miseria a base de la Justicia Social. Se reconoce la urgente necesidad de implantar el salario familiar.
 

LA PERSONA

La dignidad humana, la integridad del hombre y su libertad, son valores eternos e intangibles; pero no debe ser lícito el uso de la libertad contra el fortalecimiento y engrandecimiento de la Patria. Normas legales de riguroso cumplimiento deben impedir todo intento dirigido a envenenar y desunir o a cambiar los destinos de la nación.

La justicia y la paz en el mundo, tanto como la libertad, tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana-. El desconocimiento y menosprecio de los derechos del hombre, han originado actos de barbarie ultrajantes para la conciencia de la humanidad. Estos principios informan (¿conforman? NDE) nuestra ideología.

Reconocemos como una ambición de todo ser humano, el advenimiento de un mundo en que los hombres liberados del temor y de la miseria, disfruten de la libertad de palabra, de la libertad de creencias, de la libertad de reunión, de la libertad de ubicación y locomoción y de las demás libertades proclamadas por la democracia, protegidos por su régimen de derecho.

La igualdad de los seres humanos en dignidad y derechos estará protegida. No aceptamos discriminación por razón de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica u otra condición.

El derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de la persona y el repudio a la esclavitud en cualquier forma, a  las torturas, a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes, forma parte medular de nuestro ideario.

El derecho de ser oído públicamente y con justicia por tribunales independientes e imparciales y el derecho a que se presuma la inocencia mientras no se pruebe la culpabilidad, constituyen garantías que deben tener efectiva realidad en la práctica. Se reconoce el derecho a indemnización cuando el fallo fuere absolutorio en el ramo penal.

Se modernizará el régimen carcelario, con vistas al mejoramiento físico y moral de los recluidos, cuya dignidad humana será respetada plenamente y, con su rehabilitación, la sociedad estará garantizada.

El respeto a la vida privada, a la familia, al domicilio, a la correspondencia, a la honra y a la reputación de las personas, debe quedar plenamente garantizado.

El derecho a participar en el gobierno, directo o por representantes libremente escogidos, el acceso a las funciones públicas, son inherentes a los ciudadanos y así lo estimamos y reconocemos.
 

EL CAPITAL Y EL TRABAJO

El trabajo debe considerarse un derecho de la persona y como una obligación social. El parasitismo debe ser sancionado, de acuerdo con las leyes que para el efecto deben emitirse, pero es obligación del Estado emplear los recursos a su alcance para proporcionar ocupación a todo el que carezca de ella, y asegurarle así las condiciones económicas necesarias a una existencia digna.

Se mantendrán las ventajas proporcionadas a los trabajadores por las leyes sociales vigentes y se reorganizará debidamente la seguridad social a efecto que se haga cargo de ciertas prestaciones que hoy inciden en el pasivo de la conciencia en el pueblo, sobre empresas, agobiándolas.

El capital y el trabajo deben ser protegidos por el Estado, el que procurará que entre estos factores de la producción exista estrecha y efectiva armonía. Las leyes que regulen las relaciones entre el capital y el trabajo, atenderán a las circunstancias económicas y sociales del país, a las condiciones y costumbres particulares de cada región y a las características y posibilidades de las diversas clases de actividades.

Una activa campaña educacional se iniciará para formar que la lucha de clases es destructora y perjudicial a sus propios intereses económico-sociales, y sobre las ventajas que representa para las empresas y para los trabajadores la estrecha colaboración entre estos dos factores en campos de justicia y estabilidad.

Las organizaciones de trabajadores que actualmente funcionan, se encuentran organizadas y dirigidas por una central única de tipo totalitario y de índole exclusivamente política. Al reformarse el Código de Trabajo ha de proclamarse la libertad sindical efectiva y garantizarse en la mejor forma, no permitiéndose la super-organización sindical que esclaviza a los sindicatos y a los obreros sindicalizados. Las reformas deben encauzarse de acuerdo con los principios aceptados por la organización Internacional del Trabajo en los tratados multilaterales suscritos con dicho objeto. Deberá prohibirse toda influencia comunista en los sindicatos y en el movimiento laboral.

Es obligación del Estado hacer efectivo el derecho a la seguridad social, a la asistencia médica y a los servicios sociales  necesitados, así como el derecho a los seguros en caso de accidentes, desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez, u otros casos de pérdida de medio medios de subsistencia independientes a la voluntad, la protección a la familia, a la maternidad y a la infancia.

La construcción de viviendas baratas y colonias para trabajadores será fomentada por el Estado. El Consejo de Planificación que será creado inmediatamente, dará atención especial a este renglón administrativo.
 

ECONOMÍA, TIERRA, COOPERATIVISMO

Aspiramos a que Guatemala en lo económico se organice como un país de fuerte producción. La mejor manera de fomentar el bienestar dentro del país, elevando el nivel de vida de todas las clases sociales y en particular la de los obreros y campesinos es atrayendo el capital nacional y extranjero y aprovechando la dirección técnica de las Naciones Unidas para el desarrollo de nuevas fuentes de riqueza que aseguren empleo total para la población, trabajo bien remunerado y comercio activo.

El capital y la asistencia técnica deberán ser objeto de garantías especiales que se fijen en tratados en los cuales contemplen dos extremos: uno evitar la acción monopolística y de privilegios; y la otra evitar que por razones políticas o de parecida índole se expropien las empresas o se consiguen los beneficios.

Debe establecerse por técnicos especializados qué clase de industrias merecen la protección del Estado y, sobre esas bases formularse una nueva ley industrial.

En forma inmediata debe procederse al desarrollo global de los recursos agrícolas del país, a la creación de nuevas fincas y a la industrialización agrícola para el mejor aprovechamiento, y a la exportación de los productos de la tierra. Debe prepararse un plan y ejecutarse con las aportaciones del capital nacional y extranjero, de la maquinaria y equipo que de  dicho capital se adquieran y con la asistencia de expertos.

Un fuerte impulso al desarrollo pecuario debe darse en forma inmediata fundándose grandes criaderos de ganado en las distintas zonas aprovechables de la república y si es posible en las sabanas de Petén aprovechando la experiencia de lo hecho en otros países. Se tratará de producir la mayor cantidad de carne para mejorar la alimentación del pueblo y para su exportación

Cuestión fundamental es poner un dique efectivo a la erosión de nuestras tierras con cultivos apropiados en las laderas de los montes.

El sistema capitalista moderno, humanizado, es aconsejable para nuestro desarrollo económico. El marxismo debe ser repudiado por cuanto provoca la lucha de clases, anula la propiedad privada y el estímulo para el trabajo y por cuanto lleva por finalidad la absorción por parte del Estado de todos los recursos de la producción. Una dinámica orientación cooperativista es conveniente para alcanzar el abaratamiento de la vida y un más alto nivel de la existencia Una política bien encaminada a crear el mayor número de propietarios sin caer en el minifundio,  será motivo de especial consideración.

La riqueza tiene como primer destino, mejorar las condiciones de cuantos integran el pueblo. No es aceptable que los de las grandes mayorías vivan miserablemente mientras unos pocos disfrutan del lujo. Las leyes sociales deben inspirarse en la realidad económica de la nación y aplicarse rectamente sin criterio sectario, y con plena garantía para empresarios y trabajadores. La discriminación es odiosa e inconveniente.

Dentro del plan de mejoramiento económico nacional, se procederá a dar un amplio impulso a la investigación, exploración y explotación de las industrias extractivas y de manera especial a las de hidrocarburos y sus derivados. Es antieconómico no aprovechar estas riquezas ahora, puesto que es indudable que dentro de breve plazo, el uso industrial de energía atómica desvalorizará los combustibles usados actualmente. En los contratos o concesiones administrativas, la dirección técnica quedará a cargo de las empresas y el Estado participará en los beneficios, otorgando confianza, seguridad y garantía a las inversiones del capital indispensable.

La Reforma Agraria por la que hace a la distribución de la tierra, debe llevarse a cabo sin daño ni merma para las empresas agrícolas  de cualquier tipo, que constituyen unidades económicas bien organizadas, tales como las fincas de café, de caña, de banano, de maderas finas, de plantaciones  oleaginosas, etc., de las haciendas de ganado, de las fincas de fruta y las lecherías.  Se debe en consecuencia, proporcionar tierras no en usufructo, sino en legítima propiedad, a quienes aspiren a la independencia.   Se establecerá un instituto de Reforma Agraria con autonomía política y facultades bastantes para proceder a la repartición de las tierras  de pertenencia del Estado, sustituyendo el control político de éste por la asistencia técnica de servicios especializados  y por la ayuda bancaria que impulse las nuevas explotaciones.  El acaparamiento de tierra y la explotación usuraria (de/a) los campesinos, quedaran prohibidos.


Para  el enriquecimiento de la producción agrícola se llevará a cabo la reforma económica y la reforma social de la agricultura.  La primera se realizará por los medios siguientes.

a)           Asegurando un precio mínimo remunerador para los productos agrícolas;

b)           Devolviendo al campo,  para  dotarlo suficientemente  gran parte de lo que hoy absorbe la ciudad en pago de los servicios burocráticos;

c)            Organizando un verdadero crédito agrícola nacional,   que al prestar dinero al labrador a bajo interés, le redima de la usura y del caciquismo;

d)           Difundiendo la enseñanza agrícola y pecuaria en los diversos sectores de la Republica.

e)           Ordenando la dedicación a las tierras por razón de sus condiciones y de la posible colocación de los productos;

f)             Orientando la política arancelaria en sentido protector de la agricultura y de la ganadería, y

g)           Acelerando las obras  hidráulicas y racionalizando las actividades del cultivo.
 

La reforma social de la agricultura debe hacerse, distribuyendo la tierra cultivable de la pertenencia  del Estado para instituir la propiedad familiar redimiendo de la miseria en que viven los campesinos  ubicados en suelos estériles, dotándolos de nuevas tierras cultivables.

Se pondrán en desarrollo los planes de la Reforma económica y social de la agricultura,  emitiéndose   la legislación agraria del país de acuerdo las ideas aquí  expuestas, en sustitución de la actual ley de Reforma Agraria y sus efectos y consecuencias.

Será designio preferente del Estado la reconstrucción de los patrimonios comunales de los pueblos, como bienes municipales.

El Estado debe permitir toda iniciativa privada compatible con el interés colectivo y estimular las que sean beneficiosas.  Los países de economía poco desarrollada, con la ayuda del capital extranjero, deben buscar la forma de impulsar y desarrollar su progreso.  Con los recursos  nacionales debe orientarse una política  de convencimiento en el pueblo hacia un sistema integral cooperativista, que a la vez que baje el costo de vida eleve el nivel de ésta.  La función de cooperativas de consumo, producción, crédito y banca debe ser libre y voluntaria, y el desarrollo de este sistema económico social al eliminar la miseria de las grandes mayorías, constituirá una barrera efectiva contra la acción del comunismo.
 

FAMILIA, CULTURA, ASISTENCIA SOCIAL

La familia, la maternidad y el matrimonio, deben tener la protección del Estado, quien velará por el estricto cumplimiento de las obligaciones que de ellos derivan.  El patrimonio familiar debe ser motivo de una legislación protectora.  La organización de la familia basada jurídicamente en el matrimonio, debe descansar en la igualdad de derechos para los cónyuges.

El Estado procurará por cuantos medios estén a su alcance, que el matrimonio sea la base de la familia, para afianzar la moral y legalmente las relaciones que deben existir entre los cónyuges, ascendientes y descendientes.

La adopción en beneficio de los menores de edad debe mantenerse y evitarse  las desigualdades legales entre los hijos procreados dentro o fuera del matrimonio, los que deben tener iguales derechos.  El estado debe velar por la salud física, mental y moral de la infancia, creando los institutos y dependencias necesarios  y  adecuados.

Los padres de familia carentes de recursos con seis o más hijos menores de edad, deben recibir  especial protección por parte del Estado.

El fomento y la divulgación de la cultura constituye obligación del Estado. La educación debe comprender la defensa de la salud corporal, la formación cívica y moral, la instrucción y la iniciación  en actividades de orden práctico.

El magisterio debe preservar e intensificar la dignidad connatural a la persona de los niños y de los jóvenes, y el Estado debe dignificar  económica,  social y culturalmente al maestro.  El control y vigilancia debe ser estricto y rigurosas sanciones deberán imponerse a los que erijan la escuela o la cátedra en centros de divulgación marxista o tribuna de propaganda política.

Habrá un mínimun de enseñanza común obligatoria que deberán impartirse gratuitamente, sostenida con fondos del Estado.  La enseñanza, en general debe constituir una función social íntimamente relacionada con las necesidades y tendencias sociales y con las aspiraciones de la sociedad a qué está destinada a servir, y debe constituir una poderosa ayuda para la unificación social, para la conciencia social y para el progreso social.

El Estado implantará en cada cabecera departamental escuelas de artes y oficios, establecerá, en propio terreno donde habitan los campesinos, centros de educación rural.

Las obligaciones para los dueños de fincas, fábricas y demás empresas mayores, de sostener escuelas para la población campesina y obrera, debe hacerse efectiva y el Estado deberá designar el personal, seleccionando sus elementos, e inspeccionando  su funcionamiento.   En las escuelas rurales deben dictarse cursos elementales de agricultura y desarrollar prácticas agrícolas.

La campaña de alfabetización nacional debe ser activa y eficaz.  El personal que la integra debe ser reorganizado para eliminar los elementos comunistas infiltrados en ella.

El desarrollo de una política integral para el mejoramiento económico, social y cultural de los grupos indígenas, debe llevarse a cabo bajo planes de protección elaborados con base en los usos, costumbres, condiciones y necesidades de cada uno de estos núcleos de población.

El derecho a la educación, a la instrucción técnica y profesional y  el acceso a estudios superiores, en planos de igualdad, debe hacerse efectivo.  Todos deben tener acceso a los centros de estudios y los talentos no deben malograrse por falta de recursos económicos.  La ley establecerá la forma de recompensar a las personas que por su capacidad y rendimiento en sus estudios, se hagan merecedoras a que el Estado les garantice económicamente la terminación de la cerrera profesional que haya elegido, y la ampliación de sus conocimientos de especialización en el extranjero.

La autonomía de la Universidad de San Carlos de Guatemala debe mantenerse y el Estado contribuirá a asegurar y acrecentar el patrimonio universitario.

La Sanidad pública y la asistencia social constituirán una verdadera preocupación del gobierno. Una campaña progresiva de saneamiento se planificará y desarrollará en forma activa y eficaz La asistencia social debe reorganizarse y desarrollarse en toda la República.  El personal debe ser cuidadosamente seleccionado y los centros hospitalarios deben dotarse de todo lo necesario.  El Hospital Roosevelt debe concluirse al menor terminó posible y equiparse debidamente.  El Consejo de planificación deberá contemplar en sus estudios, como problema de urgente resolución,  la salud del pueblo y la mejor asistencia que debe recibir.
 

RÉGIMEN ECONÓMICO Y HACENDARIO DEL ESTADO

Los bienes que constituyen el patrimonio del Estado serán enajenables y imprescriptibles, excepción hecha de aquellos que le sean necesarios para su existencia y funcionamiento.

La propiedad privada como medio lícito para el cumplimiento de los fines individuales, familiares y sociales, debe ser protegida por el Estado y defendida contra los abusos del gran capital financiero, de los especuladores y de los prestamistas.

El Estado proporcionará a las colectividades y cooperativas agrícolas, instrucción técnica, dirección administrativa, maquinaria y capital.

La libertad de Industria, comercio y de trabajo en general, será reconocida y garantizada.  El autor o inventor gozará de la propiedad exclusiva de su obra o invento.  La propiedad literaria o artística estará asegurada.

Los contratos para explotar minerales o yacimientos de hidrocarburos podrán celebrarse por un término que no exceda de cincuenta años, y los relacionados con aguas nacionales, por un período no mayor de veinticinco años.  Estos contratos podrán renovarse o prorrogarse.  Los yacimientos de hidrocarburos y sus derivados podrán ser explotados por el Estado y por sociedades de capital guatemalteco o extranjero participando el Estado en los beneficios en forma equitativa.

Hacer de Guatemala una nación rica próspera impulsando y desarrollando la explotación de sus recursos naturales les y otorgando plena garantía al capital nacional y extranjero,  constituirá uno de los fines del gobierno.

La honradez en el manejo de los caudales públicos y en general la probidad, deben ser máxima realización del gobierno.


APOYO ECONÓMICO Y CULTURAL  A LOS MUNICIPIOS
 

El atraso de los pueblos y aún de las cabeceras departamentales es lamentable,  por lo que se impone una atención inmediata por parte del gobierno central.  Para corregir esta situación es menester:

a)            Crear en los pueblos comités que se interesen vivamente por el progreso local, responsabilizándolos del mismo.

b)            Establecer el principio de que los bienes de producción de la localidad han de contribuir a ese progreso, por lo que debe cedérseles les a las municipalidades una parte sustancial de los impuestos sobre el café y sobre los demás artículos gravables que se produzcan en el municipio.

c)             Crear un cuerpo de asistencia técnico de los municipios con actividades ambulantes para impulsar el progreso local;

d)            Localizar industrias y artesanías típicas de interés puramente local, y

e)            Impulsar el urbanismo dentro de un sistema de protección para el aumento y la mejora de las viviendas.

La función cultural debe consistir, principalmente, en el desarrollo de los deportes, en el fomento de las entretenciones honestas, fundación de bibliotecas vivas, aliento a las actividades religiosas, establecimiento de agencias bancarias en los centros más importantes con departamentos de ahorro, concursos y certámenes culturales, etc.

La generalización y perfeccionamiento de los sistemas de comunicación: carreteras, correos, radios, teletipos, telégrafos y  teléfonos debe procurarse, así como el abaratamiento de estos servicios.

El Estado debe contribuir y fomentar en las poblaciones donde no existen,  la creación y funcionamiento de los servicios públicos de agua potable y de luz y energía eléctrica.

 

EJÉRCITO

La reorganización técnica del Ejército es fundamental, pero lo es más aún desde el punto de vista de la moral.  No puede haber militar donde no hay honor.  El honor es la vida de un militar y sin él desaparecen todos los méritos y valores técnicos que puedan alcanzarse.  O se cultiva se practica el honor o no se puede ser militar.  El honor es el símbolo de las virtudes militares.  Hacer del ejército un bastión de la de la democracia en Guatemala y Centroamérica y estructurar al meditar bajo las normas del honor, del espíritu de sacrificio y del servicio a la Patria, constituirá uno de los fines del gobierno.
 

POLÍTICA INTERNACIONAL

El respeto y fiel cumplimiento de los tratados y convenciones suscritos por Guatemala, constituye un compromiso ineludible.

La política internacional se orientará  a estrechar y armonizar las relaciones con todos los países de las democracias occidentales, bajo el principio de una cooperación leal y sincera.

Guatemala se erigirá en un fuerte bastión anticomunista en Centroamérica y reingresará al seno de la Organización de Estados Centro Americanos (ODECA), con sinceros propósitos unionistas dentro de la realidad de nuestros pueblos, y contribuirá a la formación de un frente de lucha contra el comunismo en la América Central.

 

Guatemala en forma sincera y efectiva, se alineara en el frente de países democráticos y dará toda su cooperación a solidaridad y defensa continental.

Información adicional

  • Número: 0002
  • Transcriptor: Rafael Salvador Montúfar Fernández
  • Generador: Carlos Alberto Castillo Armas / Movimiento de Liberación Nacional de Guatemala.
  • Ubicación geográfica: México D.F. Periódico “Pronto”
  • Fechas extremas: 15 de marzo de 1954.
Rafael Salvador Montúfar Fernández

Educador e historiador.
Cuenta en su haber con 35 años dedicados a la docencia en los distintos niveles. Es profesor de la USAC desde hace 24 años. Le apasiona impartir clases, investigar y divulgar la historia de Guatemala. Le entusiasma la historia de los pueblos originarios y el fenómeno del anticomunismo guatemalteco.