Guatemala al declarar la guerra al imperio Alemán durante la "Gran Guerra", se establece como Estado asociado de las fuerzas aliadas, y participa en las negociaciones de paz, enviando al Señor Joaquín Torres subsecretario de Hacienda y crédito público quien firma a nombre del Estado de Guatemala el Tratado de Versalles que pone fin al Primera Guerra Mundial.

 

Decreto número 1015
La Asamblea Legislativa de la República de Guatemala
 DECRETA:
Artículo único.—La Asamblea Legislativa de la República de Guatemala, aprueba en todas sus partes los cuatrocientos cuarenta artículos que contiene el Tratado de Paz y el Protocolo anexo, hechos en Versalles, el veintiocho de junio de mil novecientos diez, y nueve, firmado por los Repre­sentantes de las Naciones Alia­das y Asociadas y por los Representantes de Alemania.
 
Pase al Ejecutivo para su ra­tificación y canje.
 
Dado en el Palacio del Poder Legislativo, en Guatemala, el dos de octubre de mil novecientos diez y nueve.
 
Arturo Ubico,
Presidente.
Canuto Castillo,
Secretario.
B. Alvarado T.
Secretario.
Palacio del Poder Ejecutivo: Guatemala, octubre dos de mil novecientos diez y nueve.
 
Cúmplase y publíquese.
 
Manuel Estrada C.

 

 El Secretario de Estado en el Despacho de Hacienda y Crédito Público,
Encargado del de Relaciones Exteriores,
G. Aguirre.
 El Secretarlo de Estado en el Despacho de Gobernación y Justicia,
J. M. Reina Andrade.
El Secretarle de Estado en el Despacho de Instrucción Pública,
J. Ed. Girón.
El Secretario de Estado en el Despacho de Fomento,
L. F. Mendizábal.
 
El Subsecretario de la Guerra,
J. M. Letona R.

 

Firma del Tratado de Versalles en el Salón de los Espejos.La firma de la Paz en la Galería de los Espejos, Versalles, 28 de junio 1919tomada de: Wikimedia Commons

 

Publicado en Transcripción
Lunes, 05 Febrero 2018 13:31

Una cronología del caso Belice-Guatemala

 

Una cronología  del caso  Belice-Guatemala

Salvador Montúfar

Profesor de Historia

 

 

El contacto inicial europeo

En la época del contacto inicial (invasión europea) de los siglos XVI y XVII, en el actual territorio de Belice existían asentamientos mayas, como Chetumal, el de los maya Mopán, los maya manche chol y los mayas de Dzuluinicob (oeste actual de Belice), cuya capital política era Tipu.

 

1508

Una expedición comandada por Martín Pinzón y Juan De Solís, marineros que en su momento acompañaron a Cristóbal Colón, toca la costa de Belice, para posteriormente aproximarse a la actual Yucatán.

 

1544

Dominio español sobre el Tipu.

Época Colonial

El actual territorio de Belice durante la época colonial formaba parte de la Capitanía General de Guatemala, por lo que era una posesión de la corona española. Administrativamente ese territorio era parte de la Alcaldía Mayor de  Verapaz.

 

1638

Corsarios ingleses que merodean el Caribe se instalan en la costa del actual Belice. Conocen las riquezas de las selvas beliceñas, y comienzan a explotar distintas maderas, como el palo de tinte. Esto fue el inicio de la expansión del imperio británico en esta región, que con el tiempo fue nombrada como Honduras Británica. La expansión británica choca con los intereses de España.

 

18 de julio de 1670

España y Gran Bretaña firman el Tratado de Madrid o Tratado Godolphin, en que se reconocen las posesiones británicas en las Indias Occidentales. Estas no se especifican. Gran Bretaña aprovecha este vacío para considerar a “Walis” o Belice como su posesión.

 

10 de febrero de 1763

Francia y España, por un  lado  y Gran Bretaña, por otro,  firman  el Tratado de Paz de París, para terminar con la Guerra de los siete años. En este tratado la Corona Española otorga el permiso para que súbditos de la Corona Británica  pudieran explotar el corte de madera en el territorio selvático beliceño.

 

3 de septiembre de 1783

Se firma un nuevo tratado entre las coronas de España y Gran Bretaña, el Tratado definitivo de Paz de Versalles. En este se  fijan como límites para la explotación maderera un área ubicada entre los ríos Hondo y Belice. (Cerca de 5 mil Km2)

 

14 de julio de 1786

Se firma la Convención de Londres entre las coronas de España y Gran Bretaña. Esta logra ampliar la concesión, por cerca de 6,700 Km2.

 

15 de septiembre de 1821

Se firma el acta de independencia de Centroamérica. El territorio denominado Capitanía General de Guatemala, incluido Belice, se independiza del reino español.

 

Independencia y República Federal

Las autoridades de la nueva nación no se preocupan por la ocupación británica en el territorio de Belice. Mientras tanto el imperio británico se expande virtualmente hacia lo que actualmente es Belice.

 

19 de abril de 1850

Se firma entre Estados Unidos y Gran Bretaña el Tratado Clayton-Bulwer, en el que ambos se comprometían a no ocupar o colonizar territorios pertenecientes a los países centroamericanos. Sin embargo, diplomáticamente Estados Unidos se desentiende de la ocupación real que tenía el Reino Unido sobre Belice. Esto afecta a la recientemente creada República de Guatemala (1847).

 

1 de mayo de 1859

Se firma el tratado Aycinena-Wike, entre Guatemala y la Gran Bretaña. En ese quedan establecidos los límites entre ambos países. El artículo 7 del tratado contempla que ambas partes unirían esfuerzos para construir una vía de comunicación entre el Atlántico y la capital de Guatemala.  El gobierno de Guatemala acepta este tratado a cambio de la compensación que tendría con la construcción de esta carretera.  La Gran Bretaña nunca construyó la carretera.

 

12 de mayo de 1862

Belice oficialmente pasa a ser una colonia de la Gran Bretaña. La reina nombra a Frederick Seymour como gobernador,

 

5 de agosto de 1863

Se firma una Convención entre Gran Bretaña y Guatemala, en la que “…su Majestad Británica se compromete a solicitar de su Parlamento ponga a su disposición la cantidad de cincuenta mil libras esterlinas para llenar la obligación contraída por su parte en el artículo 7º de la Convención del 30 de abril de 1859”, es decir, para la construcción de la carretera entre la ciudad capital de Guatemala y la costa atlántica.

Esta convención tampoco fue cumplida por Gran Bretaña.

 

5 de Abril de 1884

Guatemala presenta una protesta contra Gran Bretaña por no haber cumplido con lo estipulado en el artículo 7 del Tratado Aycinena-Wike, y por lo tanto, por ocupar ilegalmente el territorio beliceño.

 

1933

Guatemala vuelve a protestar contra el incumplimiento del Tratado.

 

1934

Gran Bretaña ofrece a Guatemala construir una carretera para unir la ciudad de Belice y la frontera con Petén. Guatemala rechaza esta oferta.

 

16 de septiembre de 1936

Guatemala le presenta a Gran Bretaña una propuesta alternativa:

1)            Que Gran Bretaña devuelva Belice a Guatemala, y que esta le pague 400 mil Libras esterlinas

2)            Que si Gran Bretaña no acepta, que le pague a Guatemala en concepto de indemnización esta misma cantidad, y que le otorgue una salida al mar por el departamento del Petén.

Gran Bretaña rechazó la propuesta.

 

11 de agosto de 1937

El Gobierno de Guatemala propone a Gran Bretaña que el caso de Belice sea resuelto por medio de un arbitraje internacional, específicamente con la mediación del gobierno de Estados Unidos.

Gran Bretaña acepta el arbitraje, pero solo si se hace mediante la intervención de la Corte Internacional de la Haya. El gobierno de Guatemala no acepta.

 

11 de abril de 1946

El Congreso de la República de Guatemala declara caduca la Convención de cesión territorial de 1859, ante el incumplimiento por parte de la Gran Bretaña.

 

Décadas de 1960-70

Los programas de curso y los libros de texto incluyen a Belice como un departamento de Guatemala. El aprendizaje de la geografía de Guatemala incluye los accidentes geográficos de Belice. Los mapas didácticos de Guatemala incluyen a Belice como parte de su territorio.

 

1965

El Presidente de estados Unidos nombra a Matthews Webster como mediador entre Gran Bretaña, y  Guatemala.

 

29 de abril 1968 Se presenta en informe Webster. Este contempla que Gran Bretaña abandonará toda pretensión sobre Belice. El informe propone que a más tardar el 31 de diciembre de 1970, Gran Bretaña conceda la independencia a Honduras Británica, y que el nuevo país se llame Belice. El pueblo beliceño lo rechaza.

 

1 de junio de 1973

Gran Bretaña cambia el nombre de su colonia, Honduras Británica, al de  Belize, como prólogo a su futura independencia.

 

24 de enero de 1975

Belice anuncia su intención de independizarse de la Corona británica.

El Gobierno de Guatemala declara que no acepta la independencia de Belice.

 

Julio 1977

El Gobierno del presidente guatemalteco Kjell Láugerud amenaza con recuperar Belice por la fuerza.

6 de julio de 1977

Representantes de Gran Bretaña y Guatemala se reúnen Washington, D.C. para discutir el tema de Belice.

9 de julio de 1977

El ejército británico envía de tropas por aire, mar y tierra hacia la línea fronteriza entre Petén y Belice. Se disipan los rumores de confrontación bélica.

28 noviembre 1977

Se emite una Resolución de Naciones Unidas, en la que se pide a los gobiernos de Gran Bretaña y Guatemala que garanticen al pueblo beliceño su libre autodeterminación, lo que será la base de su futura independencia.

 

21 de noviembre 1979

Las Naciones Unidas emiten una nueva resolución a favor de la libre autodeterminación del pueblo beliceño.

 

11 de marzo de 1981

Se firman “Las bases de entendimiento suscritas en Londres el 11 de marzo de 1981”, que contenían la solución negociada al diferendo territorial, mediante el cual el gobierno de Guatemala aceptaría la independencia de Belice. Deberían cumplirse una serie de condiciones como el libre acceso de Guatemala a aguas territoriales.

 

21 de septiembre de 1981

Belice proclama su independencia. Establece en su constitución que sus fronteras con Guatemala corresponden al Tratado de límites del 30 de abril de 1859 (Aycinena-Wike).

 

14 de agosto de 1991

El Gobierno de Guatemala (Jorge Serrano Elías) reconoce la independencia de Belice, pero no renuncia a encontrar una solución al diferendo territorial. El gobierno continúa con su reclamo por más de la mitad del territorio actual de Belice.

 

8 de diciembre de 2008

Se suscribe el “Acuerdo Especial entre Guatemala y Belice para someter el Reclamo Territorial, Insular y Marítimo a la Corte Internacional de Justicia. Se indica que para hacer efectiva la solución de la Corte Internacional de Justicia, previamente cada país debería realizar una consulta popular o referendo, para que sus pueblos lo ratifiquen.

 

27 de abril de 2012

En una reunión en la OEA, los cancilleres de Guatemala y Belice acordaron celebrar el referendo conjunto 6 de octubre de 2013.

 

25 de mayo de 2015

Los gobiernos de Guatemala y Belice, con el auspicio de la OEA firman un nuevo acuerdo para avanzar en la solución del diferendo territorial.

 

23 de octubre de 2017

El Tribunal Supremo Electoral de Guatemala convoca a consulta popular o referendo sobre el diferendo territorial con Belice, para el 18 de marzo de 2018.

 

26 de octubre de 2017

El Tribunal Supremo Electoral de Guatemala cambió la fecha de la consulta popular sobre el diferendo territorial con Belice, para el 11 de marzo de 2018.

 

10 de noviembre de 2017

El Tribunal Supremo Electoral de Guatemala cambió de nuevo la fecha de la consulta popular sobre el diferendo territorial con Belice, para el 15 de abril de 2018.

 

 

Bibliografía y E-grafía

Bibliografía y E-grafía

 

Fursman, Noël. Belice: Balance de los dos primeros años de vida independiente. Versión electrónica disponible  en:  http://codex.colmex.mx:8991/exlibris/aleph/a18_1/apache_media/E7NQ5FL479MUU55ULBJSCH73GSL9TQ.pdf

Orellana, Gustavo Adolfo. Antecedentes y análisis del “Acuerdo especial entre Guatemala y Belice para someter el reclamo territorial, insular y marítimo de Guatemala a la corte internacional de justicia”. 2ª. Edición. Guatemala. Ministerio de Relaciones Exteriores. 2012. http://www.minex.gob.gt/ADMINPORTAL/Data/DOC/20100927171626254ANALISISDELACUERDOESPECIALversionTIPOGRAFIAGustavoOrellana.pdf

Toussaint Ribot, Mónica. Belice: una historia olvidada. México. Cemca. 1993. Versión electrónica en: http://books.openedition.org/cemca/334?lang=es

 

Acuerdos y tratados sobre el diferendo: http://www.minex.gob.gt/Visor_Pagina.aspx?PaginaID=28

 

Tratado de Madrid 1670: http://constitucionweb.blogspot.com/2012/03/trado-de-godolphin-o-de-madrid-de-1670.html

 

Tratado de paz de París 1763: http://constitucionweb.blogspot.com/2012/02/tratado-de-paris-1763.html

 

Tratado definitivo de paz de Versalles 1783: http://constitucionweb.blogspot.com/2012/03/tratado-de-versalles-de-1783-tratado-de.html

 

Convención de Londres 1786 http://constitucionweb.blogspot.com/search?q=Convenci%C3%B3n+1786

 

Tratado Clayton-Bulwer 1850 http://constitucionweb.blogspot.com/2012/03/tratado-clayton-bulwer-1850.html

 

Tratado Aycinena-Wike 1859 https://www.oas.org/columbus/docs/Tratado%20Aycinena-Wyke%20(1859).pdf

 

Convención Guatemala Gran Bretaña 1863 http://www.minex.gob.gt/ADMINPORTAL/Data/DOC/20141021154015729ConvencionSuplementariadel5deagostode1863entreelGobiernodeguatemalayelGobiernodeGranBretana.pdf

 

Propuesta alternativa del Gobierno de Guatemala1936 http://www.minex.gob.gt/ADMINPORTAL/Data/DOC/20141021154117993PropuestaAlternativadelGobiernodeGuatemalaalReinodeGranBretanade1936.pdf

 

Propuesta de Guatemala sobre el diferendo territorial1937 http://www.minex.gob.gt/ADMINPORTAL/Data/DOC/20101022113733614PropuestadeGuatemaladeSometerelDiferendoTerritorialaunaCortedeArbitrajede1937.pdf

 

Propuesta de mediador Webster 1965 http://www.minex.gob.gt/ADMINPORTAL/Data/DOC/20101022110158073PropuestadelMediadorWebsteraGuatemalayalReinoUnidode1965.pdf

Publicado en Artículo
Domingo, 19 Febrero 2017 22:11

¿Qué fue de Tecum?

 

¿Qué fue de Tecum?

 

 

(Fografìa del autor de la escultura de Tecum Uman que se encuentra en Quetzaltenango de Rodolfo Galeotti Torres)

 

Salvador Montúfar

Profesor de Historia

 

¿Qué fue de Tecum?

Si existe algún personaje polémico en la historia de lo que actualmente ocupa el territorio de Guatemala, ese es Tecum (Umam). Desde que fuera ascendido a la categoría de héroe nacional por decreto legislativo 1344 del 22 de marzo de 1960, hasta no hace mucho tiempo, Tecum fue el protagonista estelar de los libros de texto, de los actos cívicos y de las representaciones teatrales escolares en todo el país. Para recordar su nombre se erigieron imponente imágenes, como la escultura de Roberto González Goyri, que en su momento ocupó un lugar prominente en la finca La Aurora, o el monumento escupido por  Rodolfo Galeotti Torres, ubicado en Quetzaltenango. De igual manera se quiso exaltar el nombre de Tecum de diversas maneras, como  cuando el Banco de Guatemala  (1971) emitió los billetes de cincuenta centavos, con su efigie, o cuando el mismo Nobel de literatura escribió aquel célebre poema cuyos primeros versos son recordados por muchos guatemaltecos:

 

Tecún-Umán, el de las torres verdes, 

el de las altas torres verdes, verdes, 

el de las torres verdes, verdes, verdes, 

y en fila india indios, indios, indios 

incontables como cien mil zompopos: 

(Fragmento del poema de Miguel Ángel Asturias, Tecún Umán)

 

En las décadas de 1970 y 1980 era frecuente que cientos de escolares se hicieran presentes frente al monumento de Tecum Umam, ubicado en la finca La Aurora, para rendirle honores en su día, el 20 de febrero. Hoy, como es notorio, el monumento en mención está en franco deterioro y abandono, y virtualmente invisible por la construcción del paso a desnivel que curiosamente lleva su nombre.

 

Lejos quedaron los días cuando el propio ejército nacional proclamó a los cuatro vientos que el primer líder militar que defendió a Guatemala había sido Tecum Umam.

 

Henchidas de nacionalismo, hasta las propias élites del país se enorgullecían de tener como héroe nacional a Tecum Umam. ¿Y por qué no? Era el héroe indígena perfecto: el ingenuo, el poco inteligente, el derrotado… Y es que eso de pensar que matar al caballo, era lo mismo que matar jinete… Un héroe indígena vencido era más conveniente que un líder indígena en rebelión permanente, como fue el caso del gobernante kaqchikel Kaji’ Imox, quien se alzó con sus huestes durante toda una década (1527-1540) en contra de la dominación española.

 

En ese imaginario criollista, tan profundamente arraigado en nuestro país, y a tono con el culto al “indio muerto”, contar con un héroe vencido, como Tecum Umam, resultó muy cómodo. Es la misma idea que se trasluce en el hecho de “sentirse orgullosos por nuestro pasado maya (Tikal, etc. )”, mientras que a la vez se manifiesta un actitud racista y discriminadora frente a los mayas contemporáneos.

 

Una comisión de notables, integrados  por  la Honorable Sociedad de Geografía e Historia, y a petición del Comité Pro Exaltación del Héroe Tecún Umán y del propio Congreso de la República, rindió dictamen favorable con respecto a la idoneidad de Tecum Umam, como el paladín del Ejército de la República. Nadie pensó en Kaji’ Imox, como el héroe nacional, dado que era preferible un héroe indígena vencido, que un ejemplo de lucha y rebelión. Al mismo tiempo, instituir a Tecum Umam como héroe nacional, legitimaba, según la perspectiva criollista, a su verdadero héroe. Pedro de Alvarado, el vencedor.

 

Y a pesar de todo la leyenda persiste. Desde 1960 no ha habido ninguna generación de escolares que no haya sido cautivada por aquella escena épica en la que Tecum Umam, oh egregio héroe nacional, se enfrentara al mismísimo Pedro de Alvarado y cayera en combate. La visualización del quetzal revoloteando el cadáver de Tecum Umam y posándose en él, para luego teñir de rojo su pecho forma parte de ese imaginario.

 

Desde hace unas tres décadas, muchos historiadores han venido cuestionando la historicidad de Tecum Umam. Incluso hay quienes han llegado a negar rotundamente su existencia, como el caso del investigador Guillermo Paz Cárcamo, en cuyo libro “La máscara de Tekum”, se explica que en esencia, Tecúm Uman, “es un personaje que históricamente nunca existió”. (Paz Cárcamo, 2006:95). Paz Cárcamo explica que probablemente la invención del personaje Tecum Umam se debió a la creación del Baile de la conquista.

 

Las narraciones fantásticas delas crónicas indígenas sobre el personaje de Tecum también han contribuido a cuestionar la historicidad de este personaje:

 

[…]Y el capitán Tecum, ante que salir de su pueblo delante de los casiques muertos su valor y su ánimo: y luego se puso alas [f. 4r] con que de volaba y por dos los brazos y piernas venía lleno de plumería y traía puesta una corona y en los pechos traía una esmeralda muy grande que parecía espejo, y otra traya en la frente y otra en la espalda. Venía muy galán; el cual capitán volaba como águila: era gran principal y gran naual. […] (Flores, 2015: 49)

 

Igualmente ha llamado la atención de los historiadores el hecho de que Pedro de Alvarado, en su carta de Relación, dirigida a Hernán Cortés, y fechada el 11 de abril de 1524, solo se limitara a hacer una mención marginal con respecto a Tecum:

 

[…]y después que me rehice con los de caballo, do vuelta sobre ellos, y aquí se hizo un alcance y castigo muy grande, en esta murió uno de los cuatro Señores de esta Ciudad de Vilatan, que venía por Capitán General de toda la tierra[…] (http://pueblosoriginarios.com/textos/alvarado/abril_11.html)

 

Uno de los objetivos de esta carta de relación era, en esencia, exponer las dificultades que encontró Pedro de Alvarado al dirigir las compañas de “conquista” contra los señoríos del actual altiplano guatemalteco, específicamente contra el reino kíche’. Paralelamente Alvarado quería dejar plasmados sus logros militares, y lo bien que había hecho el trabajo encomendado por Cortés, ya que al hacerlo, podía garantizarse futuros privilegios, como tierras, mano de obra indígena, riqueza y poder. Llama la atención de que a pesar de ello, Alvarado en ningún momento narrara combate alguno sostenido cuerpo a cuerpo contra ningún guerrero k’iche’. Es de suponer que de haberse producido el legendario combate, Alvarado no hubiera desaprovechado la oportunidad de llenarse de gloria al relatar un episodio tan brillante y tan conveniente para sus intereses.

 

Por su parte, Ruud van Akkeren, en su libro “La visión indígena de la conquista”, y luego de un concienzudo análisis de fuentes de la época, como el Título K’oyoi” y el “Título de la Casa Ixquín-Nehabib, Señora del Territorio de Otzoyá y el Título de Totonicapán, entre otros, afirma que sí existió un capitán k’iche’ llamado simplemente Tecum (pero no Umam), ya que este último sería una corrupción de una frase en la que se menciona a “tecum umam rey k’iche´don K’iq’ab’, o sea  Tecum nieto del rey k’iche´don K’iq’ab’, como lo encontramos en el Título K’oyoi”. (Van Akkeren 2007:71).

 

Como dice Ruud van Akkeren, hay que tomar en cuenta que la fuente histórica más cercana en el tiempo a los hechos acaecidos en torno a las batallas entre kíches y castellanos, en febrero de 1524, es justamente esta Carta de Relación de Alvarado. Las crónicas indígenas que se refieren a estos sucesos son muy posteriores; y es que estas crónicas indígenas de mediados del siglo XVI, y específicamente, el Título K’oyoi fueron los primeros documentos que pudieron servir a la construcción de la leyenda. Estas primeras versiones fueron recogidas por obras posteriores, como la Recordación Florida, de Francisco Antonio de Fuentes y Guzmán. Posteriormente otros autores la siguieron registrando en sus obras, como Domingo Juarros y José Milla.  Así sucesivamente el relato llegó a los libros de texto de primaria y básicos del siglo XX, como también lo afirma Van Akkeren.

 

Durante la décadas de 1970 y 1980 fueron célebres los libros de texto de primaria, como los de Oscar de León Palacios, y de secundaria, como los de Esther de Castañeda, que pintaban la leyenda de Tecum Uman, como un hecho histórico.

 

Parece que, paralelamente a la retirada de circulación del billete de cincuenta centavos, y su sustitución por la moneda del mismo valor en 1998, y al hecho de que la crítica sobre la historicidad de Tecum, se ha venido desdibujando el rol que tuvo en su momento este personaje en el imaginario criollista de nación. Mientras tanto, los docentes, en general, se decantan por dos posturas:

 

1) Ignorar al personaje.

 

2) Continuar con la leyenda. 

 

En HISTORIAGT, consideramos que hay que proponer una tercera vía, es decir, ubicar al personaje Tecum, en su contexto histórico, a la vez de criticar el modelo criollista que creó al héroe nacional. Igualmente es importante rescatar el rol que históricamente desempeñaron otros líderes indígenas, como Kaji’ Imox, héroe de la resistencia kaqchikel frente a la dominación hispana.

 

En síntesis:

 

1)    Tecum fue un personaje histórico, y fue efectivamente un capitán del ejército k’che’, que enfrentó a las huestes de Pedro de Alvarado en febrero de 1524.

 

2)    La ortografía correcta del nombre del personaje estudiado, de acuerdo con las crónicas indígenas del siglo XVI es Tecum, y no Tecún. El “Umam” es un agregado erróneo, por lo que el nombre del capitán k’iché debería ser registrado simplemente como Tecum.

 

3)    Es muy probable que Tecum haya sido justamente el capitán k’iche’ que murió en combate, según lo relata Alvarado.

 

4)    El combate cuerpo a cuerpo entre Tecum y Pedro de Alvarado no fue relatado por este, pero sí por ciertas crónicas indígenas. La leyenda parte de estas crónicas, específicamente del Título k’oyoi.

 

5)    Si la idea es recuperar la memoria de la resistencia de los pueblos originarios ante la invasión española, existen otros ejemplos, como el de kaji’ Imox.

 

 

 

Bibliografía General

 

·         Paz Cárcamo. La máscara de Tekum. Guatemala: Editorial Cholsamaj, 2006

 

·         Van Akkeren, Ruud. La visión indígena de la conquista. Guatemala: Serviprensa, 2007.

 

·         Flores, a. Rafael. El título de la casa Ixquin-Nehaib, un documento maya colonial, en Diacronías, Revista de divulgación histórica  #14, México, 2015.

 

 

 

 

Publicado en Artículo
Viernes, 20 Enero 2017 17:30

Desarrollo Humano

 

Se sugiere trabajar con una lectura previa, estrategia de lectura de subrayado de idea principal y hay unas preguntas que pueden ser de ejercicio o tarea.

Se sugiere una puesta en común y/o discusión al finalizar la clase.

Publicado en Material didáctico